Boho chic, la tendencia que no pasa de moda

De inspiración bohemia y hippie, hacemos un breve repaso por la historia de este estilo que lleva desde los años 50 protagonizando los mejores looks veraniegos. 

Casual, cómodo y desenfadado. El estilo boho chic siempre ha estado, en mayor o menor medida, presente en nuestro armario. Y aunque debido a su gran aceptación entre las celebrities e it girls del momento pueda parecer que han sido ellas las precursoras de esta tendencia, lo cierto es que su origen se debe a una cultura totalmente contraria.

Fueron los gypsies originarios de Bohemia, una zona de Europa del Este, los que promovieron el estilo boho. En los años 50, artistas, escritores y viajeros decidieron adoptar una forma de vida nómada renunciando a los caprichos burgueses. Buscaban la libertad sexual y artística, e intentaban vivir con lo menos posible. La ropa no era importante para ellos. Y fue así, sin quererlo, como dieron forma a un estilo muy característico y particular que hoy día sigue triunfando

Basado en la comodidad, el boho chic es muy fácil de identificar a primera vista. No hay unas pautas estrictas y se basa en una combinación cuanto más extravagante mejor. Mezcla de telas, colores y estampados con ligero toque vintage y étnico -entre el navajo y el arabesco-; pero, sobre todo, prendas fluidas, cómodas y con mucho movimiento. Faldas, vestidos y chalecos suelen ser los protagonistas indiscutibles del armario boho donde los flecos, el crochet y el encaje ocupan, también, un lugar importante.  Aunque, sin lugar a dudas, este estilo no se conseguiría con éxito si no fuera por la fuerte presencia de losaccesorios: sombreros, collares, complementos para el pelo y zapatos y sandalias siempre planas.

En cuanto a la moda comercial más propiamente dicha, sus primeros signos datan de los años 60. Reinaban las tendencias hippies y las actrices y cantantes del momento -como las musas del estilo francés Jane Birkin, Brigitte Bardot o Janis Joplin, entre otras-, no tardaron en sumarse a ella, aportándole toques personales y haciendo del estilo boho uno de los más copiados de la década. Además, el festival de música y arte de Woodstock de 1969, fue un acontecimiento muy importante para esta tendencia y, también, uno de los motivos por el que en cierto modo este estilo esté tan ligado al dress code de los festivales más actuales como Coachella

Y aunque, originalmente, naciera para renunciar a una forma de vida superficial, poco a poco este estilo se ha ido adaptando a las nuevas generaciones, convirtiéndose en imprescindible de todas las temporadas y ganándose, además, su pequeño lugar sobre la pasarela gracias a firmas como la francesa Isabel Marant y la casa italiana Etro.