FLASH MODA. TALITHA GETTY, MUSA BOHO CHIC DE YVES SAINT LAURENT.

Con esta frase se refería Yves Saint Laurent al matrimonio Getty:
«Conocí la juventud de los sesenta: Talitha y Paul Getty tumbados en una terraza iluminada por las estrellas en Marrakech, hermosos y malditos, y toda una generación reunida como para la eternidad donde el telón del pasado parecía levantarse ante un futuro extraordinario».

Talitha Getty es verdaderamente un icono. Su vida se lee como una página desgastada, arrancada de un libro de cuentos, llena de gente hermosa, drogas caras, un guardarropa caro y una historia de amor increíble. Como inspiración tanto para los diseñadores como para los entusiastas del boho en todas partes.

Talitha nació el 18 de octubre de 1940 en Indonesia, del artista Willem Jilts Pol y Arnoldine Adriana Mees. Después de una breve sentencia en un campo de prisioneros japonés durante la Segunda Guerra Mundial, sus padres se separaron, por lo que la joven Talitha y su madre se mudaron al Reino Unido. Poco después, su madre murió y dejó a Talitha de ocho años para ser criada por su padre y su madrastra, Poppet John (cuyos propios padres, Augustus John y Dorothy McNeil, eran respectivamente un artista bohemio y un ícono de la moda venerado). Talitha pasó a estudiar danza en la Royal Academy of Dramatic Arts de Londres, su compañero bailarín, Rudolph Nureyev, sentía una intensa fascinación por ella, e incluso decía a sus confidentes más cercanos que deseaba casarse con ella. Sin embargo, fue la ausencia de Nureyev en una cena lo que llevó a Talitha a conocer a su verdadero futuro esposo: el heredero del petróleo, John Paul Getty II.

Los Getty serían, durante la década de los 60 una de las parejas más influyentes en la vida cultural europea. Antes de que Marrakech tuviera el atractivo cultural que tiene hoy, los Getty ya tenían una casa ahí y desplegaban todo su encanto para recibir a sus amigos, entre ellos Mick Jagger con su novia Marianne Faithfull, e incluso Yves Saint Laurent con Pierre Bergé. La vida en Marrakech traería exceso para todos, sobre todo en cuanto a drogas se trata. Uno de los más famosos retratos de Talitha fue hecho en esta ciudad, en la azotea de un típico edificio del lugar, junto a su esposo, por el fotógrafo Patrick Lichfield en 1969. Estas fotografías plasman el clásico look impuesto por Talitha Getty: el hippie-chic, hippie bohemio o, incluso, Talitha Getty chic. El look, compuesto de un caftán multicolor, pantalones harem blancos y botas blancas, trascendió a su tiempo y se estableció como una moda, fuertemente influenciada por las cálidas tardes de Marrakech. El gesto de la actriz fue reinterpretar lo hippie, dándole un toque femenino y pulcro.

Talitha tras su muerte en 1971 legó uno de los looks principales en cuanto a moda se trata, y, también, su rostro estampado en la clásica portada de la Vogue francesa en abril de 1970.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *